En 1821 Michael Faraday, ayudante del famoso Sir Humphrey Davy, construye el primer motor eléctrico, aparato que primeramente denomino: “rotor electromagnético”.

Basándose en el descubrimiento de Hans Christian Orsted, el electromagnetismo, demostrado al ver la afectación que sufre una aguja magnetizada al estar cerca de una corriente eléctrica, Faraday intuyo que magnetismo y electricidad estaban vinculados.

La historia de Faraday es impresionante ya que, a pesar de tener un origen muy humilde: de los 14 a los 21 años estudio de forma autodidacta aprovechando la posibilidad de leer libros científicos especializados, mientras desempeñaba su trabajo como aprendiz de encuadernación en Londres, Inglaterra; Logró convertirse en el asistente de Sir Humphrey Davy en la Royal Institution y entrar en contacto con otros reputados científicos.

Gracias a Faraday, nuestro mundo moderno ofrece innumerables posibilidades para la industria y el hogar. En Megamo celebramos a este magnífico inventor.